Archivo de la categoría: Consejos

Cuestiones que difícilmente te explican en la tienda de instrumentos musicales

Cómo se afina una armónica

Hola, ¿qué tal? Hoy te vamos a enseñar cómo puedes afinar tu armónica que es una labor muy delicada pero que con las herramientas adecuadas vas a poder hacer sin peligro para tu instrumento.

Pero lo primero de todo ¿por qué se desafina una armónica?¿cuándo sabes que está desafinada tu armónica?

Las armónicas se desafinan porque son en sí instrumentos muy inestables. El sonido en la armónica se produce al hacer vibrar las lengüetas con el aire, en el aire encontramos humedad (agua) y en cualquier momento puede estar en contacto con saliva de nuestra boca. Así pues, mientras hacemos trabajar a la lengüeta está va a estar sometida a procesos físicos y procesos químicos que van a reducir su vida útil.

Sí amigos y amigas, las lengüetas tienen una vida útil que podemos prolongar más o menos en función del mantenimiento que le hagamos a la armónica y cuánto la hagamos trabajar (soplar/aspirar con más o menos intensidad).

¿Cuándo sabes que tu armónica está desafinada? Lo normal es que el uso y los cambios de temperatura y humedad afecten a la afinación del instrumento, lo cual para alguien que empieza no es un problema pero llega un momento en el que es posible que tu armónica te suene mal, vamos que lo notes. En ese momento deberías revisar la afinación de tu armónica con un afinador cromático soplando/aspirando en la/s celda/s que quieras revisar y viendo cuánto están desafinadas. Otra manera muy fácil de notar si está desafinada es octavando las notas (tongue blocking).

Vale, vamos al grano…

¿Cómo afinamos la armónica? Para afinar la armónica vamos a tener que hacer un trabajo directo sobre la lengüeta, con mucho cuidado, con las herramientas adecuadas y trabajando muy poco a poco… si te equivocas puedes dañar la lengüeta de manera irreversible.

La teoría es sencilla, si quieres subir el tono de la armónica tienes que rebajar material del extremo de la lengüeta; si quieres bajar el tono de la armónica tienes que rebajar material de la parte de la lengüeta que está más cerca del remache.

Hay muchas herramientas adecuadas para hacer esta labor (también muchas que no lo son) pero nosotros, que no somos luthieres de armónica, hemos usado el Harmonica Service Set de Hohner que es un estuche de herramientas diseñado para el mantenimiento de armónicas (afinación y ajuste de lengüetas) y nos parece muy cómodo y efectivo (tanto por las herramientas como por el libro de instrucciones 😉 ).

Este es un tutorial para afinar lengüetas. Si tienes una armónica rota, que no suena te dejamos el contacto de nuestra persona de confianza:

REPARACIÓN DE ARMÓNICAS Roy Harpman http://www.matrixrepairs.com.ar/

CÓMO LIMPIAR TU ARMÓNICA https://harpvard.com/2016/11/24/como-…

ARMÓNICA USADA EN ESTE TUTORIAL Hohner Rocket en C

MÚSICA SONANDO Yo quiero todo – GALLOS https://www.facebook.com/gallosbanda/

Síguenos en nuestras redes sociales:

INSTAGRAM https://www.instagram.com/harpvard o (etiquétanos con @harpvard y/o usa el hashtag #harpvard en tus pubicaciones con tu armónica, lo veremos)

FACEBOOK https://www.facebook.com/harpvard

Anuncios

Los 10 ERRORES MÁS COMUNES en armonicistas principiantes

En este tutorial te enseñamos los 10 errores más comunes que puede tener alguien que empiece a tocar la armónica. El objetivo de este vídeo es que descubras si te pasa a ti también y en ese caso aportarte soluciones para que mejores. Esperamos que te guste el vídeo.

 

Para este tutorial hemos usado una armónica diatónica Hohner Rocket en C.

A continuación te dejamos la lección por escrito por si te interesa leerlo con detenimiento.

LOS 10 ERRORES MÁS TÍPICOS DE ARMONICISTAS PRINCIPIANTES

1. TENER PRISA 

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el/la alumno/a al comenzar a aprender es la prisa. Prisa por tocar todo, prisa por dominar los bendings, prisa por hacer vibrato, prisa por dominar el tongue blocking, prisa por dominar los overbends.

La prisa produce en la mayoría de los casos frustración porque nada te va a sonar como tú quieres. La prisa por aprender es tu peor enemigo. Debes tener muy en cuenta que cuando aprendes a tocar un instrumento hay muchos conceptos que tendrás que ir asimilando poco a poco con el tiempo y es normal que al principio no te salga.

La prisa por aprender no te ayuda, tu mejor aliado es la constancia.

 

 

2. NO TENER CONSTACIA

Si de verdad quieres aprender y quieres desarrollar técnicas con la armónica que te hagan conseguir tu sonido tendrás que tener paciencia y constancia.

Si no tocas todos los días un rato no vas a aprender nunca. No puedes aprender a tocar un instrumento si no lo trabajas de manera constante, es decir; TIENES QUE HACER UN HÁBITO.

Se trata de que todos los días toques un poquito,  que te acostumbres a tocar, sólo así podrás desarrollarte como armonicista. Si, por ejemplo, solo tocas media hora cada dos semanas irás olvidando todo lo aprendido de una sesión a otra,  vas a tardar mucho tiempo en empezar a sonar bien y lo más seguro es que te acabes aburriendo, incluso te frustres con el instrumento.

Toca un poquito cada día y verás los progresos.

 

3. SALTARSE LA PARTE QUE NO TE SALE BIEN 

Cuando estamos aprendiendo una nueva canción es normal que haya alguna parte que no nos salga bien: un bending, un ligado, el paso de una nota soplada a otra aspirada, etc.

Un error muy común es pasar por esa parte rápido (como si nadie se diera cuenta) para intentar evitarla.  Esa es la parte que sabes que te va a salir mal, donde piensas que te vas a equivocar ¿y solo de pensarlo sabes qué pasa? Pues que va a ocurrir, te vas a equivocar.

Lo correcto es que trates de aislar esa parte que no te sale y practicarla por separado hasta que te salga bien, después vuelve a tocar la canción o el ejercicio completo y si te equivocas en esa parte o en otra vuelve a hacer el mismo procedimiento. Si no te sale hoy te saldrá mañana o pasado mañana, ante todo ten paciencia.

 

4. NO TRABAJAR LA EMBOCADURA 

El/la alumno/a principiante tiende a ser demasiado compasivo consigo mismo con el tema de la embocadura y cuando no está aislando del todo bien las notas se dice a sí mismo “bueno, me sale bastante bien”. El problema de no aislar bien es que el error se va acumulando conforme vas tocando y lo más seguro es que a la tercera nota que toques con mala embocadura ya no sepas ni lo que estás tocando.

La embocadura no puedes perderla en ningún momento, la solución a este problema es muy sencilla: toca más lento, mucho más lento, toca nota por nota reconociendo su sonido.

 

5. OLVIDARTE DE QUE TIENES QUE TOCAR A RITMO 

Cuando ya embocamos bien las notas y controlamos cómo pasar de una a otra, es decir, cuando ya tocamos la melodía más o menos llega el paso fundamental: tocar a ritmo.

El ritmo correcto es el que nos dice cuánto tiempo dura cada nota y cuánto dura cada silencio además de la acentuación.

El principal problema al que te vas a enfrentar al intentar tocar a ritmo es que te va a costar concentrarte en seguir un metrónomo mientras te concentras en soplara o aspirar la celda correcta; es normal, ten paciencia y practica, al final saldrá.

El segundo problema que puede aparecer es que te va a costar adecuar la respiración al ritmo ¿te ahogas? Algo estás haciendo bien, ahora busca la manera de dosificar el aire para no ahogarte.

 

6. NO RESPIRAR 

Olvídate de soplar y aspirar, solo respira.

El aire tiene que ir hacia la barriga como si quisieras hinchar tu barriga como si fuera un globo: solo respira.

Se trata de usar la parte baja de los pulmones porque es donde entra más aire y de esa manera podrás tocar notas más largas.

 

7. NO USAR LA NARIZ 

Respiramos a través de la armónica, sí, pero con el aire que entra y sale por la armónica no podremos regular toda nuestra respiración. Para ello tenemos que usar la nariz como válvula reguladora: tomando aire a través de esta en las notas aspiradas o desalojando aire a través de esta en las notas sopladas.

Si no haces la respiración diafragmática (hinchando la barriga) te va a ser muy difícil usar la nariz.

 

8. TOCAR MUY FUERTE/TOCAR MUY FLOJO 

Tocar muy fuerte es un problema igual que tocar demasiado flojo. Tienes que reconocer dónde suena bien tu armónica, prueba con una nota, la que quieras, por ejemplo el 4 soplado y prueba a tocar con poco aire, con más aire, con mucho más aire y con una cantidad exagerada de aire. De esa manera verás que al principio no suena o no suena bien, de ahí pasa a sonar más o menos bien y conforme te pases de aire empezará a sonar mal.

Tienes que conocer ese rango en el que tu armónica suena bien y cuánto aire estás imprimiendo. Tienes que ser consciente de que según la parte de la armónica en la que estés tendrás que meter más aire (notas graves) o menos aire (notas agudas).

 

9. MOVER LA CABEZA Y NO LA ARMÓNICA 

Es muy común usar la cabeza al principio para acercarse a las celdas que queremos tocar pero te aseguro que no es buena idea por varias razones: a la larga te puede dar dolor de cervicales, te saca del ritmo, te dificulta leer, te imposibilita comunicarte con más músicos mientras tocas.

Para ayudarte a esto piensa que será mucho más fácil si usas las dos manos; siempre habrá una que empuje y otra que reciba.

 

10. MIRAR A LA ARMÓNICA 

La armónica es quizás el único instrumento que no puedes mirar mientras tocas así que tienes que acostumbrarte desde el principio a que no tienes referencia visual: tu referencia va a ser auditiva.

 

Si, por ejemplo, tienes que tocar el 5 soplado y cuando vas tocarlo te suena otra nota distinta de la que esperas no solucionas nada mirando a la armónica ¿por qué? Pues porque en el momento en el que separes tu armónica de tu boca te habrás quedado sin embocadura (game over).

Imagínate que en lugar del 5 soplado te suena el 4 soplado, muy bien, piensa: esa nota es más grave que la que yo quería tocar y también está en la parte soplada, luego si deslizo la armónica hasta la siguiente celda me encontraré con la nota que busco, la del 5 soplado. De esta manera el trabajo que ya has hecho con la embocadura servirá de algo. No te preocupes si no te sale a al primera, eso es el el pan de cada día para los músicos así que si estás empezando acostúmbrate.

 

Armónica Low – ¿Un sonido más blues?

En el vídeo de hoy te mostramos cómo suenan las armónicas Low: ventajas e inconvenientes de usar estas armónicas y por qué no debe faltar una de estas en tu colección de armónicas.

Para este tutorial hemos usado una armónica Hohner Rocket Low en C y una armónica Hohner Rocket en C.

Después de ver este vídeo puede que te interesen estos:

CÓMO HACER EL TREN https://harpvard.com/2016/08/03/harmo… ARMÓNICA BO DIDDLEY https://harpvard.com/2016/11/11/armon… TONALIDADES DE ARMÓNICAS MÁS USADAS https://harpvard.com/2017/11/30/tonal…

Tonalidades de armónicas más usadas – ¿Cuál me compro después de la de C?

¿Cuáles son las armónicas más comunes para tocar? ¿Si ya tengo una armónica en C qué armónica debería comprarme?

Lo cierto es que deberías tener una armónica en cada tono pero si estás empezando a tocar quizás no tengas que hacer esa inversión o en el mejor de los casos puedes ir comprando armónicas una a una poco a poco.

 

Las armónicas diatónicas están afinadas en una tonalidad; pueden estar en C, D, E, F… pero ¿qué significa eso?

Lo primero que tienes que saber es que la letra (C,D, etc.) es una notación de música moderna que hace referencia a una nota musical y sigue una lógica muy sencilla; de manera que a la nota de La se le asigna la letra de A, a la nota de Si se le asigna la letra B y así sucesivamente:

A-La    B-Si    C-Do    D-Re    E-Mi    F-Fa    G-Sol

Las notas musicales a veces aparecen con alteraciones (bemol o sostenido) así pues, además de los tonos A, B, C, D, E, F y G también encontramos armónicas en las tonalidades de Ab (La bemol), Bb, Db, Eb y F#; en total los 12 tonos que tendría una escala cromática.

Lo siguiente a tener en cuenta es que la letra, sea la que sea, hace referencia a la escala mayor diatónica que va a producir la armónica en las celdas 4 a 8. De esta manera en una armónica de C, como ya vimos en otro vídeo, tendríamos: C (4 sop.), D (4 asp.), E (5 sop.), F (5 asp.), G (6 sop.), A (6 asp.), B (7 asp.) y C (7 sop.) . Si la armónica estuviera en cualquier otro tono, por ejemplo A tendríamos su escala mayor diatónica, en este caso: A (4 sop.), B (4 asp.), C# (5 sop.), D (5 asp.), E (6 sop.), F# (6 asp.), G# (7 asp.) y A (7 sop.).

Además, ya vimos que aunque la armónica esté afinada en un tono se puede usar para tocar en distintas tonalidades. Como vimos en un vídeo anterior, en el caso de la armónica de C, esta puede usarse para tocar en C (primera posición), G (segunda posición) y Dm (tercera posición), aparte de más tonalidades menos usadas en las que no vamos a entrar a explicar ahora. En el caso de la armónica de A podríamos tocar en A (primera posición), E (segunda posición) y Bm (tercera posición).

Y explicado esto la cuestión es ¿cuáles son las armónicas más comunes para tocar? ¿si ya tengo una armónica en C qué armónica debería comprarme?

Lo cierto es que deberías tener una armónica en cada tono pero si estás empezando a tocar quizás no tengas que hacer esa inversión o en el mejor de los casos puedes ir comprando armónicas una a una poco a poco.

La tonalidad más usada en el aprendizaje de este instrumento es la tonalidad de C principalmente porque la mayoría de los métodos de aprendizaje y clases están adaptados a esa armónica, porque la escala de C es la base de todo,  la única que no contiene alteraciones y porque está en un registro medio. Esto último quiere decir que las armónicas de Db, D, Eb, E y F suenan más agudas y las armónicas de B, Bb, A, Ab, G y Gb suenan más graves. Aprender con una armónica de C te prepara para tocar con armónicas más graves y armónicas más agudas; estás en el registro medio.

Con lo cual te recomiendo que tu primera armónica sea en la tonalidad de C. Volviendo al tema de las tonalidades en las que puedes tocar con esta armónica; C, G y Dm son tonalidades muy agradables de tocar con una guitarra. Es por eso que una armónica de C es muy cómoda para tocar con un guitarrista y se usa mucho para tocar folk, country, blues y música de autor.

Las siguientes armónicas en el ranking serían las de D y A. Si quieres tocar blues y rock&roll vas a usar y gastar mayoritariamente esas armónicas (junto con la de C).  Por comodidad para los guitarristas las tonalidades más comunes en el blues son E y A. Para tocar blues en la tonalidad de E se usa sobretodo la armónica de A en segunda posición y para tocar blues en la tonalidad de A se usa la armónica de D.

Es bueno tener las armónicas de D y de A después de aprender lo básico con la de C porque vas a aprender a dosificar el aire para hacer sonar armónicas más graves (como la de A) y armónicas más agudas (como la de D).

Las siguientes armónicas que deberías comprarte serían las de F, Bb y G. Son tonalidades menos comunes pero que tienes que tener para poder tocar en casi todas las canciones.

La armónica de F es la más aguda y sirve para tocar en la tonalidad de C en segunda posición, la de Bb es la que vas a necesitar si quieres tocar una buena cantidad de canciones de grandes artistas como Little Walter (no te lo pienses, si quieres aprender blues cómprate esa armónica). La armónica de G es muy común en el folk porque puedes tocar en primera posición en la tonalidad de G, tonalidad muy cómoda para guitarristas y además puedes tocar en segunda posición en la tonalidad de D; la armónica de G en las celdas de uno a 4 aspiradas produce un acorde de D muy grave y profundo. A mí me parece una armónica muy agradable para tocar a solas sin acompañamiento.

La armónica de E se puede usar en el blues y en el folk para tocar en primera posición aunque, dado que es una armónica muy aguda no es muy habitual. No obstante, artistas de rock como Tom Petty las usan para acompañar acordes y melodías sencillas dándole un carácter único a sus canciones.

Ya tenemos las armónicas de C, D, E, F, G, A y Bb y con esas armónicas vas a poder tocar la gran mayoría de canciones que quieras aprender pero aún nos quedan tonos ¿verdad?

Resto de tonalidades con bemol: Db, Ab, Eb. Todas las tonalidades permiten tocar en primera o segunda posición en tonalidades cómodas para los vientos (Saxo, Trompeta, Trombón…). Si vas a tocar con vientos son tonalidades que debes tener junto con la armónica de F y la de Bb.

Sólo nos quedan dos tonalidades de armónica que en mi experiencia son las menos usadas, lo cual no quiere decir que no se usen y que no debas tenerlas pero si te estás haciendo una colección de armónicas, éstas es para mi gusto, son las que más tardaría en comprarme; estoy hablando de la armónica de B y la armónica de F#.

Si usamos la armónica de B en primera posición (es decir, tocando sobre la tonalidad de B) la verdad es que  hay pocas canciones en esa tonalidad, generalmente están en C que es un tono mucho más fácil de tocar con la guitarra y si la usamos en segunda posición estaríamos tocando sobre la tonalidad de F#, que es la tonalidad más odiada por los músicos por, entre otras cosas, ser la tonalidad con más alteraciones además de ser incómoda para tocar con la guitarra (hay que usar cejilla constantemente).

Con la armónica de F# pasa algo parecido pues es una de las armónicas menos usadas.

Te dejamos a continuación una tabla con todas las armónicas y posibilidades tonalidades para tocar PINCHA AQUÍ 

 

Síguenos en nuestras redes sociales: INSTAGRAM y FACEBOOK

 

Para este tutorial hemos usado las siguientes armónicas:

Armónica en C: Hohner Golden Melody

Armónica en D: Hohner Marine Band Deluxe (con peine de ébano fabricado por https://www.g-drums.es/)

Armónica de A: Hohner Marine Band Deluxe customizada por Roy Harpman (http://www.matrixrepairs.com.ar/)

Armónica de F: Hohner Marine Band Crossover

Armónica de Bb: Hohner Marine Band Deluxe

Armónica de G: Hohner Marine Band Deluxe

Armónica de Eb: Hohner Golden Melody

Armónica de Ab: Hohner Marine Band Classic

Armónica de E: Hohner Marine Band Deluxe

 

ENTRENAMIENTO – Escala pentatónica

En este vídeo te enseñamos cómo entrenar la Escala Pentatónica Menor de blues haciendo hincapié en la afinación de cada una de las notas ya sea con el metrónomo o de oído (utilizando una canción muy conocida como truco para que te acuerdes siempre).

También te enseñamos cómo trabajar la escala con el ritmo y hemos colgado una base de acompañamiento para que puedas practicar.

 

Aquí te dejamos los links de otros vídeos a los que nos hemos referido:

ESCALA DE BLUES https://harpvard.com/2017/01/11/escala-de-blues/

TONALIDAD Y POSICIONES https://harpvard.com/2017/03/02/tonalidad-y-posiciones/

CÓMO TOCAR WHAT A WONDERFUL WORLD https://harpvard.com/2016/09/28/aprende-a-tocar-what-a-wonderful-world-de-manera-facil-con-tu-armonica/

 

partitura 1

 

partitura 2

LAS 3 REGLAS PARA TOCAR BIEN LA ARMÓNICA

En este vídeo te explicamos las tres cosas que, a nuestro juicio, debes dominar en la armónica. Esta explicación tanto una introducción para quienes estén empezando con el instrumento como una revisión de conceptos importantes para quienes ya estén inmersos en su estudio.

 

Durante la explicación se hace referencia a una serie de conceptos y ejercicios que podrás consultar en estos links:

FRASE BLUES https://www.youtube.com/watch?v=n-vDX…

MEJORA TU RESPIRACIÓN Y RITMO https://www.youtube.com/watch?v=WAnSm…

ACOMPAÑAMIENTO BLUES https://www.youtube.com/watch?v=wxnu6…

TOCAR NOTAS AISLADAS https://www.youtube.com/watch?v=Qx3r8…

TONGUE BLOCKING https://www.youtube.com/watch?v=UhEkY…

DISTRIBUCIÓN DE NOTAS EN LA ARMÓNICA https://www.youtube.com/watch?v=c1upU…

USA TU LENGUA: Tongue Blocking, Tongue Slap y Notas Octavadas

Hoy os enseñamos en profundidad la técnica de tongue blocking que consiste en utilizar la lengua para tocar notas aisladas, también te enseñamos la técnica de tongue slap y a sacar notas octavadas para que hagas sonar tu armónica como un acordeón. Estas técnicas son muy utilizadas por armonicistas en todos los estilos y en el vídeo de hoy te enseñamos los conceptos básicos para que puedas empezar a practicarlo y empieces a conocer una nueva sonoridad con tu armónica diatónica en C.

¡¡A soplar!!

 

Jambalaya on the Bayou con los Zigarros

En la entrega de hoy hemos decidido montar nuestra propia fiesta de rock&roll y compartirla contigo. Hoy toca aprender un clásico de los pantanos del sur de USA; Jambalaya on the Bayou fue compuesta por Hank Williams y se ha convertido en un himno del country, honky tonk, boomchickaboom , New Orleans y, por supuesto, del Rock&Roll. Esta canción ha sido versionada entre otros por Fats Domino y Jerry Lee Lewis.

No se nos ocurrió mejor ocasión que esta para invitar a Harpvard a Álvaro y a Ovidi de Los Zigarros; colegas, hermanos y sobretodo grandes músicos… sin duda la mejor sección rítmica para este vídeo. Si no los conoces entra en su web http://www.loszigarros.com/

 

Te dejamos las partituras para que aprendas y practiques la melodía y los acompañamientos.

¡Disfruta!

 

jambalaya-partitura-melodia

 

jambalaya-partitura-acompanamientos

¿No te aclaras con la partitura? Entra aquí https://harpvard.com/2016/07/31/aprende-a-leer-partituras-tocando-when-the-saints-go-marchin-in/

¿Qué es eso de BENDING? https://harpvard.com/2016/09/14/como-hacer-bending-de-manera-facil-y-ejecutarlo-limpiamente/

¿No te suena bien el 2 ASPIRADO? https://harpvard.com/2017/03/24/metodo-infalible-como-hacer-que-el-2-aspirado-suene-correctamente/

ENTRENAMIENTO – Mejora tu Respiración y tu Ritmo

Hola queridos amigos y amigas, esperamos que hayáis pasado unas felices vacaciones y, como suponemos que en estos días habréis tenido muchas más cosas que hacer que tocar la armónica nos gustaría que esta clase sirva para poner en funcionamiento de nuevo la maquinaria. Hoy toca clase de entrenamiento.

En el vídeo de hoy aprenderás unos cuantos ejercicios que te servirán de calentamiento para empezar cualquier sesión de estudio con tu armónica. Necesitas, como siempre, tu armónica en C y seguir el tutorial.

EJERCICIO 1: Higiene postural

Algo de lo que nunca antes habíamos hablado. La postura es muy importante para evitar futuras dolencias. Vamos a centrarnos en nuestro cuello. Tienes que visualizar en todo momento que tus orejas estén lo más alejadas de tus hombros. Como no podemos mover las orejas vamos a elevar los hombros a las orejas y después los alejaremos; repetiremos este ejercicio 4 veces mientras respiramos de diafragma. Intentaremos no tensionar los músculos mientras lo hacemos. Este es un sencillo ejercicio de propiocepción (mejorar el conocimiento del cuerpo) que te ayudará a saber en qué momento estás en la postura correcta.

EJERCICIO 2: Coordinación de Respiración y Ritmo

Este ejercicio consiste en mantener un ritmo sencillo con el pie o con la mano y tocar algún pasaje sencillo con la armónica.

Para la parte rítmica vamos a contar Un, Dos, Tres, Cuá… Un, Dos, Tres, Cuá… y vamos a tocar un golpe SOLAMENTE en el tiempo DOS y en el tiempo CUATRO.

Manteniendo el ritmo tocaremos este ejercicio. Tienes que pensar que, en todo momento, manda el ritmo y no la armónica.

harpvard-entrenamiento-ejercicio-2

EJERCICIO 3: Ritmo y notas aisladas

Este ejercicio consiste en utilizar el mismo ritmo del ejercicio anterior mientras que tocamos las notas de la escala mayor a redondas; eso quiere decir que cada nota que toquemos durará 4 tiempos o lo que es lo mismo 2 golpes. Las notas de la escala mayor son:

Do (+4)  Re (4)     Mi(+5) Fa (5)     Sol (+6) La (6)     Si (7) Do (+7)

Lo haremos desde la nota grave a la aguda y desde la aguda a la grave. Si lo haces bien notarás cómo el aire va dirigiéndose a hacia tu barriga y ésta se va hinchando y deshinchando. Los ejercicios con notas largas son buenos para entrenar el diafragma.

harpvard-entrenamiento-ejercicio-3

EJERCICIO 4: Respiración al límite

¿Te has planteado cuánto tiempo aguantas manteniendo la misma nota? Este ejercicio consiste en mantener una nota aislada el máximo tiempo posible. La única manera de alargar la nota es trabajando desde el diafragma, este ejercicio, como el anterior, te ayudará a tomar conciencia de tu diafragma y a trabajar con él.

Amplifica tu armónica y comparte tu música con los vecinos

Hola, ¿qué tal? Seguro que muchos os preguntáis por qué la gente toca la armónica con esos micrófonos tan raros y qué es lo que hace en el sonido. En el vídeo de hoy os voy a enseñar cómo funciona un equipo de armónica amplificada.

Lo primero que quiero que sepas es que el sonido depende FUNDAMENTALMENTE  de ti, a aunque éste puede variar dependiendo del tipo de amplificador o el tipo de micrófono si tú no suenas bien el equipo de amplificación no puede hacer eso por ti. Esto no te lo digo para desanimarte sino todo lo contrario, en el mercado existen infinidad de modelos de amplificadores y de micrófonos y multitud de comentarios de “este micrófono es mejor” o “el amplificador que necesitas es este” y tú puedes sonar bien con cualquier modelo de amplificador o micrófono: no son las flechas ni es el arco… es el indio y ese indio eres tú.

Para entender la amplificación de la armónica nos tenemos que remontar a los años 1940, a Chicago (EE.UU.), cuando la armónica se empezó a popularizar entre bandas “electrificadas” en las que los instrumentos acústicos habían dado paso a instrumentos electrificados ganando un mayor volumen de decibelios. Fue en esa época cuando los armonicistas empezaron a investigar nuevos sonidos conectando micrófonos a los amplificadores de guitarra. Uno de los pioneros de esto fue Little Walter.

Esto dio un nuevo desarrollo al instrumento porque los armonicistas tuvieron que adaptarse a este nuevo sonido, que hacía que los típicos fraseos de blues rural no sonaran tan potentes pero brindaba nuevos colores al instrumento.

Desde entonces hasta ahora la amplificación de la armónica se ha seguido desarrollando con nuevos sonidos y efectos pero hay algo que parece que no pasa de moda: los micrófonos antiguos y los amplificadores a válvulas.

Hay muchos tipos de micrófonos de armónica pero quizás los más populares son los tipo bullet cuyos modelos más típicos son el Shure 520DX Greenbullet o los Astatic JT30 . Por otro lado en la microfonía, al elemento que recoge el sonido se le llama cápsula y esta puede ser: magnética, de cristal o cerámica.

En cuanto a los amplificadores hay dos tipos: a válvulas y a transistores. Los amplificadores a válvulas (también llamados de lámparas o valvulares) se inventaron antes que los de transistores y funcionan haciendo pasar la señal que envía el micrófono a través de una válvula o lámpara (tiene apariencia de bombilla extraña) que genera una señal sonora con más riqueza que los amplificadores a transistores. Otra particularidad de los amplificadores a válvulas es que si tocas flojo suena flojo y si tocas fuerte suena fuerte, lo cual te da un rango de dinámica que no te da el amplificador a transistores.

Si te vas a comprar un amplificador  para tocar en casa te recomendamos que te compres uno con poca potencia para poder disfrutar de su sonido sin que tengas problemas con los vecinos.